Cuento de Bioy Casares: Margarita o el poder de la farmacopea

No recuerdo por qué mi hijo me reprochó en cierta ocasión:
-A vos todo te sale bien.
El muchacho vivía en casa, con su mujer y cuatro niños, el mayor de once años, la menor, Margarita, de dos. Porque las palabras aquellas traslucían resentimiento, quedé preocupado. De vez en cuando conversaba del asunto con mi nuera. Le decía:
-No me negarás que en todo triunfo hay algo repelente.

Microrrelato de Adolfo Bioy Casares: La salvación

Ésta es una historia de tiempos y de reinos pretéritos. El escultor paseaba con el tirano por los jardines del palacio. Más allá del laberinto para los extranjeros ilustres, en el extremo de la alameda de los filósofos decapitados, el escultor presentó su última obra: una náyade que era una fuente.

Microrrelato de Adolfo Bioy Casares: Tigres

[vc_row][vc_column width=”1/1″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text] A Bioy Casares le bastaron catorce palabras (quince, si contamos el título) para pergeñar este microrrelato, que tiene aire de greguería de Ramón Gómez de la Serna. Esta minificción está incluida en Mil y un cuentos de una línea (Thule, Barcelona, 2007).     TIGRES Adolfo Bioy Casares (microrrelato) El tigre cebado … Sigue leyendo

Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia: “En memoria de Paulina”, de Adolfo Bioy Casares

Mempo Giardinelli recoge en Así se escribe un cuento (Ediciones B, 1992) la entrevista que le hizo a Adolfo Bioy Casares en la casa de este, una mañana de domingo de 1989. Durante el transcurso de la entrevista, Giardinelli elogió “En memoria de Paulina” como el cuento que más le gustaba de todos los escritos por Bioy Casares.

Podríamos convenir que se trata de la típica ficción de Bioy Casares, con una propuesta a priori realista abocada finalmente a una resolución fantástica.

“En memoria de Paulina” es uno de los seis cuentos de La trama celeste, publicado en 1948.

Cuento breve recomendado: “Postrimerías”, de Adolfo Bioy Casares

Cuando entró en el edificio, buscó las escaleras, para subir. Encontrarlas era difícil. Preguntaba por ellas, y algunos le contestaban: “No hay.” Otros le daban la espalda. Acababa siempre por encontrarlas y por subir otro piso. La circunstancia de que muchas veces las escaleras fueran endebles, arduas y estrechas, aumentaba su fe. En un piso había una ciudad, con plazas y calles bien trazadas. Nevaba, caía la noche. Algunas casas -eran todas de tamaño reducido- estaban iluminadas vivamen­te. Por las ventanas veía a hombres y mujeres de dos pies de estatura. No podía quedarse entre esos enanos.

“Dieciséis consejos a la hora de escribir”, por Jorge Luis Borges

Adolfo Bioy Casares, en un numero especial de la revista francesa L’Herne, cuenta que, hace treinta años, Borges, él mismo y Silvina En literatura es preciso evitar:

1. Las interpretaciones demasiado inconformistas de obras o de personajes famosos. Por ejemplo, describir la misoginia de Don Juan, etc.

2. Las parejas de personajes groseramente disímiles o contradictorios, como por ejemplo Don Quijote y Sancho Panza, Sherlock Holmes y Watson.

Las aventuras de un fotógrafo en La Plata

Este es el “arranque” de Las aventuras de un fotógrafo en La Plata. Bioy Casares expone en estas líneas su gran capacidad de introducir una historia que puede desviarse en muchas direcciones si él quisiera y si el mismo lector se aventurara a caminar por otros derroteros después de pasar los primeros párrafos. El autor coloca sobre el papel una situación que irá develándose en el transcurso del relato, pero deja bien en claro cuáles son los personajes, el escenario, y las circunstancias. Está el fotógrafo Almanza, y una familia extraña compuesta por un señor de edad (aparentemente caucásico), dos mujeres jóvenes de buen aspecto y una pequeña de tres a cuatro años.

Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia: “Los tres jinetes del Apocalipsis”, de Gilbert Keith Chesterton

“Hay un cuento que quiero comentar por su alto valor en cuanto expresión artística y como prototipo de la peculiar manera de escribir del autor. Se titula “Los tres jinetes del Apocalipsis” y fue incluido por Borges y Bioy Casares en su compilación de Los mejores cuentos policiales. La anécdota es simple: un regimiento de húsares prusianos dirigidos por el mariscal von Grock ocupa Polonia, a éste le molesta la actividad patriótica del poeta polaco Pavel Petrovsky, así que decide eliminarlo